El Cosmopolita

still rowing

Archive for agosto 2008

Lecciones de diplomacia

leave a comment »

En una recepción de la Commonwealth británica, plagada de altos dignatarios de los países miembros y donde los británicos, que eran los anfitriones, cuidaban hasta el más mínimo detalle para que todo el mundo estuviera cómodo sin regatear en lujos, el jefe de protocolo, evidentemente azorado, se dirigió a Churchill pidiendo hablar a solas.

Salieron a la sala contigua y allí le contó que había visto a un alto cargo político de un país extranjero robar uno de los carísimos saleros de plata de la mesa y metérselo en el bolsillo del pantalón.

Churchill fue discretamente a la mesa y escondió en su bolsillo el pimentero, que había sido fabricado a juego con el salero y que también tenía un valor muy elevado.

Pacientemente esperó al final de la cena, donde hubo que sacar otros salero y pimentero, y cuando ya todos se levantaban se acercó discretamente al ladrón y le dijo con voz queda al oído:

– Señor, esto se pone feo, nos han visto, creo que lo mejor es que devolvamos los dos los saleros antes de que tengamos un grave incidente -depositando a continuación el pimentero sobre la mesa.

Instantes después el político ladrón dejaba el salero igualmente sobre la mesa.

Esta anécdota fue extraida de http://papelera.blogalia.com/historias/32113. Al parecer de basa en un artículo incluido en una edición de Los Angeles Times de 1982.

Anuncios

Written by miguelio

agosto 15, 2008 at 7:37 pm